Archivo de la etiqueta: Huacho

Carlos, el haragán por Ener

escritura-penitenciaria001
ilustraciones: Ener

Carlos, el haragán, nació (13-07-1978) en  una humilde vivienda en la ciudad de Huacho.

Desde muy joven era la burla de todos porque era un joven no tan parecido se dedicó a trabajos y oficios conocidos como soldador en algunos talleres pero cada vez que agarraba un martillo o alguna herramienta, él sentía que no era lo suyo porque muy dentro de él había algo que le decía a gritos que: Carlos había nacido para la música pero él se lo comentaba a sus hermanos y uno de ellos le decía: Trabaja (haragán, flojo) y él se sentía que nunca fue bueno para la soldadura.

A la edad de 17 años de edad descubre una habilidad que lo hace destacar de su grupo, trabaja.

Esa habilidad de tocar y cantar nació con él y le trae como resultado responsabilidades y problemas en su vida diaria como la envidia de los compañeros de trabajo y la burla de alguno de ellos que le decía; Para eso sí eres bueno, pero en son de burla, pero para la mecánica no sirves.

Con el  paso de los años aprendió todas las técnicas de la soldadura y logró ser el mejor del taller, osea, era un maestro en construcciones metálicas.

A los pocos años, Carlos formó su propio taller y tenía muchos ayudantes. Era célebre por sus conocidas frases: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy y se dedicó a su trabajo, creyendo que nunca tendría oportunidad para la música, que era su pasión.

Mosca

Mosca nació (Lima) en jr. Azángaro, un callejón, el 18 de noviembre de 1957, un amanecer lluvioso en la maternidad de Lima.

 

Desde muy joven le picaban los pies, las uñas, etc. se dedicó a trabajos y oficios conocidos como hacerse muy amigo de lo que no era suyo, pero era a su vez muy astuto, inteligente y sumamente agresivo, pero con principios muy definidos hacia el pudor y el respeto a los niños y a la mujer y nuestros padres. No permitía jamás ver abusos de ningún tipo, a pesar de que le brotaba por los poros la viveza y ganar a lo que de lugar y como sea, pero sin atropellar sus principios.

A la edad de 10 años descubre una habilidad que lo hace destacar de su grupo que lo va convirtiendo en líder de la jauría de Azángaro. Así es como comienza a salir con José y Molleja. Sin un centavo y por la noche. Después de ir pelando entre bodega y bodega se van llenando de chucherías que luego juntan y esto llega a ser el producto de su trabajo nocturno. A pesar de que no eran drogadictos todo esto lo transaban con Chuchón, que era el reducidor que todo chapaba pero que casi nada dejaba. Con esto se dirigía al barrio y luego a la casa donde apoyaba a su viejita con parte del botín.

Esa habilidad de a pocos se le fue haciendo costumbre y le trae como resultado demasiadas responsabilidades y problemas en su vida diaria. Ya que siempre lo esperaban y se acostumbrarán a que él con algo siempre llegaría y a veces no era así. Y al ver, el Mosca, cómo los defraudaba al venir con las manos vacías, se empezó a sentir presionado y obligado a hacerlo diariamente y ya no solo chucherías. Con el pasar del tiempo empezó, siguió con moto y luego automóviles hasta que se…

[texto escrito por Ángel durante el Taller de Escritura Vivencial Manofalsa a cargo de Miguel Coletti en el penal Carquín de Huacho (Lima- Perú) en abril de 2014]

Manofalsa en el penal Carquín de Huacho

barca-huachoUna pequeña pastilla del material producido por los internos del Penal Carquín en Huacho durante el Taller de Sensibilización a la lectoescritura creativa realizado por el narrador chalaco Miguel Coletti representando a ManoFalsa el martes 22 de abril.

Permanezcan atentos; pronto compartiremos más de esta intensa y productiva experiencia creativa.

Diego-Mota_Huacho