PSICOSIS PORCINA EN PELOTAS por Ermenegildo(H) Coletti

chivasUn asqueroso detalle se vio por Fox Sports, fue comentado por el gringo Sebastián Vignolo en su programa 90 minutos, entre los equipos de Everton de Viña del Mar y los mexicanos de Las Chivas en el encuentro disputado por los octavos de final de la Copa Libertadores.

El efecto contaminante de esta nueva copa “bacteriológica” sucedió entre dos jugadores ajenos al orden desatado en el área: el defensor Mexicano Reynoso  como protagonista y el atacante chileno Sebastián Pere… como víctima supuestamente infectada. Fue en el centro del área de los mexicanos que sucedió todo lo que relatamos, para ese momento del partido, el equipo visitante se defendía en la caja grande de su área, era un infierno de pugnas-posiblemente influenciado por la gripe de moda, imaginamos los entredichos de la “boquilla”  de los chilenos…pestoso culeao…porcino culeao. El asunto es que los mexicanos llevaban dos / cero arriba en el marcador y el partido ardía de reclamos de parte de ambos equipos. Fue entonces, en un incidente que sucedió a espaldas del árbitro, que el defensa Reynoso tosió en la cara del delantero chileno como para contagiarlo de su fabricada gripe. Tosió y tosió siempre a espaldas del árbitro que en ese momento se alistaba a echar a dos jugadores que se agredieron descaradamente y fueron vistos. “Ellos” no estaban en la mirada del foul, pero sí en la de Fox, Reynoso amenazaba con la vista desorientada a su rival con furia incontrolable, como un monstruo azteca que iba a sacrificar un cristiano para agradecer a sus dioses, este guerrero mexicano digno de esas rayas en la camiseta auspiciada por Bimbo le tosió cuantas veces quiso  en la cara al jugador de Everton. Luego, no dejaba de mirarlo y, como buscando el desprecio total, se resonó la nariz (por ambas fosas) en su cara, pretendiendo alcanzarlo con  sus flemas. El futbolista  chileno cuando se dio cuenta de este  supuesto ataque “porcino” se echó a correr hacia el centro del campo huyendo de los esputos.

Ahora, imaginamos la reacción ofensiva y el comentario malhadado de los villamarinos – chilenos porteños conservadores sociales y bastante católicos que iban a esa hora de la tarde, las 6 pm., por el hermoso centro del balneario-  al encontrarse del otro lado de la calle a un ejército de uniformes amarillos de grandes rayas rojas. Eran las otroras estrellas del balompié azteca, el equipo de Las Chivas rayadas que esta vez transportaba una psicótica gripe porcina o gripe norteamericana o influenza humana en su paseo turístico por la ciudad de Viña del Mar llena, por cierto, de perros callejeros.

Más tarde, la delegación completa fue a visitar el reloj gigante en la Caleta Abarca y la casa Neruda en Isla negra.

“La gente nos veía y se colocaban los cubre bocas y nosotros viendo esa actitud discriminatoria no quedaba más que reírnos de sus reacciones mediáticas e ignorantes. Ser  mexicano no es ser un pestoso, ni un porcino. Me hizo pensar que este lugar no era Latinoamérica, sino algún país musulmán, donde nadie nos hablaba, nadie nos vendía una goma, los comercios cerraban sus puertas al ver a nuestra delegación mirar sus vitrinas. Al parecer, ni siquiera nuestro dinero les interesaba. Mejor no hubiéramos salido del hotel, de ese hotel en que también se nos atendía con el filillo del ojo.” dijeron los jugadores mexicanos a los medios deportivos.

 El equipo de lenguaraces comentaristas argentinos calificó el hecho de “asqueroso”.

Anuncios

Un comentario en “PSICOSIS PORCINA EN PELOTAS por Ermenegildo(H) Coletti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s