Los Matagente. Mano con sangre

achuarUn helicóptero lleno de AKM`s y de hablas criollas de policías de asalto (PNP) apareció en el amanecer de la ciudad de Bagua. Entre nubes y loros, el bosque espeso se movía por las hélices de la nave, como un chupacabras analizando a su víctima… por dónde entrarle. Hurgaban el despertar, sin nescafé, de los ashuar. La Curva del diablo era bloqueada por los manifestantes que llevaban 50 días de “pacífica resistencia”. Nunca debe ser pacífica.

La gordura ecológica del presidente, por lo que dijo el aymara Morales, y por lo de la sombra del pajarito, lo ha vuelto más agresivo; así como la cocaína enajena de violencia a la generación actual de jóvenes chalacos. Lo mismo sucede con este sesentón pelo pintao. A la vejez, ¡ciruelas! (Como decía el abuelo Coletti).  

Dice que quiere llevar progreso a las comunidades -a través de su publicidad engañosa y millonaria contra los insurgentes (así se llama una avenida de la perla)- y los nativos no lo dejan. Modernidad dice. ¿No le bastan las monedas al ladrón de cuatro esquinas? (Que son cinco esquinas en nuestro caso, cercanas a palacio de gobierno), parafraseando al venezolano, Hugo Chaveta.

Por otro lado, al presidente cara de goma, le gusta utilizar a la gente para quemarla como a la policía nacional. Que la policía no se deje utilizar. Peruanos contra peruanos.

Otro caso muy  particular de “quemazón” política es el del ambicioso primer ministro Hey Jude (dice que se dio cuenta a tiempo que era un incendiario y dejó su doctrina gasolinera y de pintas rojas por el poder del oro falso) quien había ganado prestigio parecido al señor de Sipan en el norte con sólido apoyo de los mochicas. Ahora luce como un judío en decadencia que progresa en el negocio pero cuya salud resquebraja: el cabello se cae, la barba crece y se pinta de blanco, la misma ropa raída… Una imagen de asesino. Y pronto lo hará con los demás, con la becaria de Boston y su esposo gringo quien reúne todas las condiciones para ser un infiltrado de la CIA en el Perú y con el nacionalista de Casuarinas: Ollantay.

Desde este puerto república parte el disturbio, repudiamos a estos nuevos felipillos (mono tenía que ser el cañari ese) de las trasnacionales. ¿No tienen ya suficiente dinero en sus alforjas? ¿Cuánto más necesitan para que desaparezcan del país y no volvamos a sufrir la fatalidad de cobijarlos en nuestro brujo Perú?

Médicos brujos sin ojos de Bagua que caminan sobre carbones encendidos. Caminan sobre el fuego sin quemarse los pies.

El Callao al pie del orbe, yo no me adhiero, acordándome de mi lindo cholo Huamachuco.

Anuncios

Un comentario en “Los Matagente. Mano con sangre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s