El Matamosca

moucheEl presidente de los Estados Unidos, Barak Obama mató en vivo y en directo, durante una amable entrevista en la Casa Blanca, a una impertinente mosca que rodeaba su rostro de afro-hawaiano. Rondaba  sus  ojos, la boca, el pelo pasa (cenizo ahora) con su peludo cuerpecito. Interrumpía con el  zumbido de sus alas en el micrófono instalado en la solapa  del terno o de su cabeza.  La televisión internacional, ya no trasmitía el sonsonete -mensaje de libertad y esperanza para el mundo- de siempre, sino un sonido de alas batiéndose… Un vuelo en rombo.

La mató, primero mirándola fijamente como centrando al enemigo con un visor láser, apuntó y disparó la mano para terminar con el insecto. El entrevistador  y toda la platea zumbaron en coro, como la mosca: ¡Great!

Ahora a quién quiso decirle ¡insecto, te voy a aplastar!, Barak Obama. A ver… ¿a Pyonyang? Puede ser. ¿A los iraníes, a los talibanes? Puede ser. ¿A Hugo Chávez? Puede ser. ¿A Noriega? ¿A Evo…?

Todos los países no alineados figuran en la lista de sospechosos. Pero este incidente supuestamente sin relevancia (tuvo tan poca importancia el mensaje, que se introdujo hasta en la más humilde covacha de los barracones del Callao), fue una seria advertencia de los Estados Unidos a sus enemigos. Por ejemplo, los coreanos del norte que se encuentran a punto de iniciar una sangrienta guerra nuclear contra sus hermanos del sur por las restricciones que éstos negocian con los guardianes de la comunidad internacional, los más ricos del mundo, que no están de acuerdo con que Pyonyang fabrique armas nucleares de destrucción masiva. Al menos esa es la noticia que mueven los medios, pero manofalsa, como siempre, piensa mal y siempre acierta. Piensa que debe haber otros intereses en juego, por ejemplo, los preciosos recursos naturales de los comunistas del norte, anhelados sobre todo por los capitalistas del sur; principal socio norteamericano en esa región del Asia.

Obama miró a la mosca con desprecio absoluto. Patas peludas arriba y el cuerpo muerto,  grandes ojos  cerrados. Ya no zumbaba.

Horas después, cuando conversaba con un improvisado afrogasfitero que llegó a mi casa, lleno de moscas, a revisar una fuga del agua…

 ¿Es gratuito? Así es, barrio. El Callao auspicia, barrio.

¿Ha visto usted lo que hizo Barack Obama en la televisión ayer? La noticia del día: mató a  una mosca famosa.

Ah… ¿Ese es el presidente de los Yunaites, no? Ese negro cabeza de micrófono.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s