PSICOSIS PORCINA EN PELOTAS por Ermenegildo(H) Coletti

chivasUn asqueroso detalle se vio por Fox Sports, fue comentado por el gringo Sebastián Vignolo en su programa 90 minutos, entre los equipos de Everton de Viña del Mar y los mexicanos de Las Chivas en el encuentro disputado por los octavos de final de la Copa Libertadores.

El efecto contaminante de esta nueva copa “bacteriológica” sucedió entre dos jugadores ajenos al orden desatado en el área: el defensor Mexicano Reynoso  como protagonista y el atacante chileno Sebastián Pere… como víctima supuestamente infectada. Fue en el centro del área de los mexicanos que sucedió todo lo que relatamos, para ese momento del partido, el equipo visitante se defendía en la caja grande de su área, era un infierno de pugnas-posiblemente influenciado por la gripe de moda, imaginamos los entredichos de la “boquilla”  de los chilenos…pestoso culeao…porcino culeao. El asunto es que los mexicanos llevaban dos / cero arriba en el marcador y el partido ardía de reclamos de parte de ambos equipos. Fue entonces, en un incidente que sucedió a espaldas del árbitro, que el defensa Reynoso tosió en la cara del delantero chileno como para contagiarlo de su fabricada gripe. Tosió y tosió siempre a espaldas del árbitro que en ese momento se alistaba a echar a dos jugadores que se agredieron descaradamente y fueron vistos. “Ellos” no estaban en la mirada del foul, pero sí en la de Fox, Reynoso amenazaba con la vista desorientada a su rival con furia incontrolable, como un monstruo azteca que iba a sacrificar un cristiano para agradecer a sus dioses, este guerrero mexicano digno de esas rayas en la camiseta auspiciada por Bimbo le tosió cuantas veces quiso  en la cara al jugador de Everton. Luego, no dejaba de mirarlo y, como buscando el desprecio total, se resonó la nariz (por ambas fosas) en su cara, pretendiendo alcanzarlo con  sus flemas. El futbolista  chileno cuando se dio cuenta de este  supuesto ataque “porcino” se echó a correr hacia el centro del campo huyendo de los esputos.

Ahora, imaginamos la reacción ofensiva y el comentario malhadado de los villamarinos – chilenos porteños conservadores sociales y bastante católicos que iban a esa hora de la tarde, las 6 pm., por el hermoso centro del balneario-  al encontrarse del otro lado de la calle a un ejército de uniformes amarillos de grandes rayas rojas. Eran las otroras estrellas del balompié azteca, el equipo de Las Chivas rayadas que esta vez transportaba una psicótica gripe porcina o gripe norteamericana o influenza humana en su paseo turístico por la ciudad de Viña del Mar llena, por cierto, de perros callejeros.

Más tarde, la delegación completa fue a visitar el reloj gigante en la Caleta Abarca y la casa Neruda en Isla negra.

“La gente nos veía y se colocaban los cubre bocas y nosotros viendo esa actitud discriminatoria no quedaba más que reírnos de sus reacciones mediáticas e ignorantes. Ser  mexicano no es ser un pestoso, ni un porcino. Me hizo pensar que este lugar no era Latinoamérica, sino algún país musulmán, donde nadie nos hablaba, nadie nos vendía una goma, los comercios cerraban sus puertas al ver a nuestra delegación mirar sus vitrinas. Al parecer, ni siquiera nuestro dinero les interesaba. Mejor no hubiéramos salido del hotel, de ese hotel en que también se nos atendía con el filillo del ojo.” dijeron los jugadores mexicanos a los medios deportivos.

 El equipo de lenguaraces comentaristas argentinos calificó el hecho de “asqueroso”.

LA MUERTE PORCINA por Miguel Ermenegildo(H) Coletti

lane_isaiah__benjamin
lane_isaiah__benjamin

Para el día de hoy la llamada gripe porcina o norteamericana se ha llevado a más de 200 aztecas a la otra vida. La influenza tiene como origen Veracruz, así lo escuchamos del micrófono de un periodista gringo quien acusó de “incapaz” al secretario de salud mexicano y a su mal gestionado seguro popular. En el preciso momento se registró un leve temblor. El secretario dijo: “Creo que es los trabajos de construcción del edificio de enfrente”. Entonces el público se calmó y siguió preguntando. El gringo fue olvidado. Se optará por paralizar las actividades en todo el país y así evitar la reunión y todo vínculo que genere intercambios virales en espacios cerrados. Allí donde exista la respiración humana; millones de respiraciones encontrándose favorecerán el contagio.

 

No se sabe quién trajo la enfermedad. No se sabe si se cocinó en las sedientas cárceles mexicanas o en algún matorral de la caliente selva o si es el arma de novísima tecnología de alguno de los ricos cárteles del narcotráfico. Lo que más nos preocupa saber es si esta muerte es más placentera que la vida en México City o si esta nueva muerte en vida estará llena de trabajos forzados hasta edificar un hermoso y alto centro ceremonial, centro del juego de la pelota del palacio de Chichén Itzá, no se sabe. La muerte por gripe porcina parece no ser una buena opción para estos antiguos místicos centro norte americanos.

Estados Unidos por su parte ha dicho que esta peste no debe generar una alerta, mientras los managers ya les pusieron “máscara” a todos los trabajadores hispanos de sus factorías y con esa marca en la cara llega la inmigration office y los deporta. ¡Ay, México! “Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.

El lunes por la mañana cruzamos velozmente la avenida México y el ambiente se encontraba tranquilo. El complejo habitacional de Matute descansaba el sueño de los justos luego de la noche de terror del domingo;  los mismos mecánicos motorizados pinchando neumáticos se desperezaban y parche, luna, frenos…; lo mismo. Nada que insinuara la presencia de la muerte. Nadie usaba tapa-cubre bocas quirúrgicas. Solo los mecánicos permanecían en pie de guerra con el rostro pintado de grasa, medio-somnolientos.

La gripe porcina prefiere los aviones, pues son más confortables que los trenes de vagones y sus horas de llegada a los aeropuertos son favorables para los propósitos de la pandemia. Como todo virus, esta enfermedad es viajante y migra como una nube negra de país en país. No necesita boleto de avión ni pasaporte, ni visa. Viaja encubierta como un terrorista fanático, también en forma de nube oscura y se cuela en todo transporte público transcontinental. Es decir, en todo ambiente que genere velocidad e intercambio, alas y  buen viento; pero, en este caso, se trata de mal viento.

Mientras, la “coyuntura”, cómo no, favorece a las trasnacionales. En este caso se trata de Roche, que ya  inundó el mercado de los fármacos con su producto estrella, ideal para la maldita influenza de los porcinos. El medicamento se llama Tamiflu y ya están tres millones de dosis en la ruleta del comercio mundial. A ver, ¿quién da más?

¿Podemos hablar de pandemia? Pues la gripe, según la OMS y CNN (que es la única versión que nos ofrece el paquete económico del cable),  a esta hora ya tocó, aparte de México lindo y querido, EUA, la isla de Inglaterra, el reino de España y todos los continentes.

La idea de una peste masiva es el temor de moda en nuestro país: el Callao.

Por el centro del Callao escuché: Ahora los chicharroneros se van a joder… ¿Cuántas personas se imaginan que es otro golpe más de esa guerra bacteriológica-comercial? ¿Es invisible? Guerra que se desarrolla entre estados supuestamente amigos. ¿Mejor será largarnos de este país?

¿Recuerdan la no muy lejana gripe aviar? entonces fueron  las aves, las verdugos que asesinaron un puñado de humanos, en un comienzo asiáticos. Y luego de unos días de zozobra se fabricaron y se vendieron millones de vacunas por el mundo. ¿Fue Roche también? Ahora es el turno del ganado porcino, los chanchos  son ahora los nuevos acuchilladores, los nuevos animalitos enfermos que al fin cobran venganza de los humanos compulsivos.

Es el Callao, en su condición de puerto república, el responsable de identificar la llegada de la enfermedad mediante nuestro primer aeropuerto, el J. Chávez, donde se han visto llegar viajantes provenientes de México (en su mayoría turistas de la paradisiaca Cancún). Una batería de aztecas dispersos y madrugadores que, al parecer, eran zapatistas por el tapa-cara o cubre-boca que llevaban puesto sobre el rostro. Sin embargo, no es un instrumento para el anonimato, es un instrumento quirúrgico que sirve para evitar el contagio, cuyo tiempo de vida sin filtraciones es solo de 2 horas. Hasta el momento, el presidente del Callao ha señalado que existe una persona internada en el hospital Carrión, que salió del país con una fuerte tos y ha regresado con síntomas porcinos. Su internamiento es sólo una precaución dijo. Así se trabaja aquí. ¡Chin pum, influenza!